miércoles, 30 de abril de 2014

El ecuatoriano treintón en Lollapalooza chileno (parte II)

Ahí llegando


 

Arrancamos la segunda parte de este "especial". El show de los Chili Peppers el sábado 29 había acabado 23:45 más o menos. Se esperaba que algunas líneas de metro iban a extender sus servicios para transportar a los espectadores, pero la "horda" que salió del Parque O´Higgins a la estación homónima fue impresionante. Desbordados, decidieron cerrar. Yo temí que pueda pasar una desgracia y decidí abrirme de dicha multitud e intentar buscar transporte. Las calles no lucían muy acogedoras. Pude hacerme amigo de 2 chicas argentinas y 2 "guías chilenos", con los caminamos por toda la Manuel Matta, hasta dar con Vicuña Mackenna, que era donde me quedaba. La noche se alargó y hasta tuvimos problemas con la policía por beber en vía pública (uuuy qué malo soy), llegando casi la amanecer.

Así mas o menos terminó la jornada


El domingo hice algo de turismo antes de volver al parque. Instalado, busqué WIFI para enterarme resultados de fútbol y después, prepararme para la presentación del ex "The Smiths", Johnny Marr". Algo (no sólo el triunfo de Nacional) me hacía presagiar que sería un show memorable.

Stop Me oh, oh Stop Me!


Marr entró con una exótica chaqueta verde, furia y poses de veinteañero. Lógicamente, se esperaban los temas de The Smiths como las conmovedoras "Stop Me If You Think ..." o "How Soon Is Now". También el brillante final de "There Is a Light ...". Pero soprendió gratamente con un cover de Electronic (Getting Away With It, sólo los conocedores la gozamos), un "I Fought The Law" con el que armamos pogo con unos brasileños (grandotes pero). Harta emotividad, mucha guitarra, mucha fuerza. Mucho más de lo que me esperaba. Acá su setlist:


Tiempo de refugiarme en el VIP y en el Jack Daniels. Escuchaba a lo lejos los artistas sin interesarme mucho. Aparte de no saber quien era, ya había hecho efecto el trajinar de unas vacaciones que no iban teniendo nada de descansadas (y que de hecho, se iban a poner peores). Luego de estar bien sentadito, a la sombra y pegandome Coronas, Borbones y uno que otro sanguchito, salí a ver si me topo de nuevo con Mariana y Yamila, pero estaba del tipo imposible. De todas formas, admirar el personal era bastante simpático. Mientras pasaba eso, Julian Casablancas tocaba y estuvo decente por lo menos. Había que ir a acomodarse para Pixies.

Admirar personal como este

Ahí forcejeando, se pudo estar en un puesto decente, mientras caía la tarde y ya hacía pacheco del bueno en Santiago, nada bueno para mi ya estropeada garganta para ese entonces. Como todo en el show, Pixies salió puntualito y cuando los vi, me dije: "¿esos cuchos serán Pixies?", pero cuando arrancaron, ¡verdaderamente la rompieron!, una energía que ya quisieran la bandas de veinteañeros y muy buena onda, a pesar que no cruzaron casi palabra con el público. Joey Santiago hizo gala de sus habilidades para jugar con la guitarra y fectos sonoros hilarantes. Paz Lechantin glamorosa, lucía como adolescente, un buen reemplazo (y latina encima!) en el bajo. Les faltó mi favorita "Monkey Gone To Heaven", pero tocaron la mayoría de sus éxitos y estuvo en términos generales, muy bueno. Acá su setlist.

  1. Hey
  2. Ana
  3. (David Lynch cover) (Snippet)
¡Bien los viejitos!


El show de Pixies fue largo, potente, fantástico. Yo tenía de ahí una sola cosa en mi cabeza: New Order, pero faltaba como hora y media para su show y debía movilizarme del stage "Claro" al "PlayStation", pasando por el "Coca-Cola", donde estaba Arcade Fire. Voy a ser honesto, esta banda tan famosa no le tenía registrada y digamos, me ganó la curiosidad y les vi unos 20 minutos. Me gustó su música y sobretodo, su puesta en escena, creo yo, fueron los que más se esmeraron en cuanto al espectáculo visual, de todo el Lollapalooza.


Estaba un poco lejos y la cámara del celu valió 3 atados

De todas formas, New Order me podía más, así que fui saliendo hacia su stage, en el que estaba cantando Jovanotti, su "Serenata Rap". Un encuentro con mi infancia / edad del burro y canciones repletas de buena onda y un poco de compromiso social. Jovanotti incluso se mandó un "Gracias a la Vida" y la fui bailando toda, mientras me iba colando en los primeros puestos, para ver a New Order lo más cerca posible.

Piove, senti come piove ♪




Finalmente llegó la hora. New Order arrancó con "Crystal", de sus temas "más recientes", para enseguida pasar al tecno-pop ochentero, tan maravilloso, del que son uno de sus más altos representantes. Primero, estrenaron canción y tocaron lo más pausado, para pasar a hacer un fiestón con "Bizarre Love Triangle", "Perfect Kiss", "True Faith", "Blue Monday". Juro que debe haber sido el concierto en el que más he bailado en mi vida. No he ido a muchos rvaes (no me interesa tampoco) ni a conciertos de salsa (y primero volarán los burros a hacerlo), así que perfectamente puede cumplir con ello. Se nota mucho que los años han pasado factura a Bernard Sumner, por el contrario, Gillian Gilbert intacta (buena mano del Stephen Morris). El bajista nuevo, a la altura. Así como con Chili Peppers, New Order tuvo la ausencia de otro ídolo personal como Peter Hook, ¡pero qué más da!



Con todo y previa, ¡es espectacular!

El público pedía Joy Division ¡y toma!, cuando tocaron "Love Will Tear Us Apart", la cosa se puso demasiado sentimental una vez que salieron imágenes de Ian Curtis. Obvio, largué a llorar. Fue lo mejor del festival. ¡Valió todo la pena! Mencionemos que hubo The Smiths y Joy Division. ¡El paraíso de los deprimidos! He aquí, el setlist:

  1. (new song, live debut)
  2. Encore:
  3. (Joy Division cover)
  4. (Joy Division cover)
     
    Love!! Love Will Tear Us Apart!!
     
     Faltaba Soundgarden para cerrar el festival. Lo escuché a lo lejos, no por mucho tiempo. Estaba sonando muy bien, pero yo no podía más con mi vida y ya no tenía fuerzas ni tiempo para mandarme otra aventura como la de la noche anterior, tenía que tomar un vuelo dentro de no mucho para seguir con mis vacaciones. Además no soy muy hincha del grunge  que digamos.  Todavía me queda ganas de conciertos, rescato de positivo. Aún me falta ver algún par de ídolos. Ojalá no se retiren / mueran pronto. ¡Gracias Chile! 

jueves, 24 de abril de 2014

El ecuatoriano treintón en Lollapalooza chileno (parte I)

Tenía muchas ganas de escribir de música, ya no puedo y seguramente, seguiré sin poder hacerlo con frecuencia. Pero debo hablarles de un particular viajecito que pude hacer hace unas semanas.

Como parte de mis vacaciones, una de las paradas fue Santiago de Chile. No fue escogida al azar, ya que podía tomar vacaciones a fines de marzo, por lo que se me ocurrió cuadrar con este evento. Vale la pena decir que me movía la curiosidad de presenciar por primera vez en mi vida un festival de estas magnitudes. En un principio, el cartel no me parecía tan atractivo: muchas bandas desconocidas para mí y que supongo, son para "jovencitos", pero, ya que igual no conocía Santiago. ¡Pues había que hacerle!

Primer día (marzo 29 de 2014)


Llegué al Parque O'Higgins alrededor de las 13:00 a "reconocer el territorio". Había 5 escenarios en los cuales repartirse. ¡Bah!, solo importaban 3, de hecho los artistas de "mayor cartel" se concentraban en los stages preparados por Coca-Cola y Claro. !3:45 arrancó Lucybell, una de mis favoritas bandas chilenas y de pasó, la única local que vi. Una presentación impecable, tocando varias de mis favoritas y clásicas de ellos como "Sembrando en el Mar", "Mil Caminos", "Viajar", "Caballos de Histeria", "Mataz". Lo malo, me parecía que el público chileno era demasiado frío, tal vez porque lo han visto a Lucybell 300 mil veces. Hasta ahí, yo era de los más animados.

 Ahí Lucybell intentando animar a la gente

Pasamos a Café Tacuba. Hasta ese momento, bien podía haberme quedado en Ecuador y esperar a que se den sus normales vueltas los artistas latinos, pero tampoco perdía mi tiempo viendo a estos históricos y divertidos mexicanos. Me tocó verlos de lejos, a Lucybell si me metí un poco cerca y pagué las consecuencias al llegar tarde al siguiente escenario. Igual, temas clásicos: "Ingrata", "Las Flores", "La Chilanga Banda", covers como el de "Cómo Te Extraño Mi Amor" y sobretodo, quería ver reaccionar al público chileno con el de "Déjate Caer". La respuesta fue bastante positiva y me sorprendió.

Ay amooor diviino!

Receso. Sabía que tenía tiempo y que no me llamaban tanto la atención de las siguientes bandas, así que intenté buscar mercadería (¡camisetas!, no pensarán mal) y la verdad, la fila estaba del diablo. Revisé mi pulsera y no es que sea aniñado, pero por esas razones de la vida, había comprado una "entrada VIP", a la que me parecía conveniente sacarle provecho. Encontré la famosa "isla VIP" dentro del arque y ahí pude comprar a placer, pero resulta que te ofrecía ventajas como: comida, biela y ¡hasta Jack Daniel's! Lo malo: acceder a eso me costó igual una fila que se supone, no debes hacer si eres VIP, mala organización. Lo importante era el Jack Daniel's la música.
 

Volví a intenter que ver. Traté de ver los tales "Imagine Dragons" y "Capital Cities". No llamaron para nada mi atención. Volví al Whisky y cuando sonó "What Folllows" de AFI, ya me valió, porque la verdad, es la única canción que me se de esa gente y ni es que me guste tanto. Después vi a "Phoenix" un rato. No tocan mal, pero nada del otro mundo, al menos para mí, viejo treintón que observaba como la multitud deliraba con estos, aparentemente muy famosos artistas. Me salí rápido, quería ver a Nine Inch Nails.

video

Estos panas han sido Phoenix

La elección era sabia: fumarse la espera en lugar privilegiado para ver a Nine Inch Nails cerca. Como sea, esa misma empresa iba a ser difícil para Chili Peppers y aparte, soy mil veces más hincha de Reznor y cía. Ya iba anocheciendo en la capital chilena y se hacían las pruebas respectivas de iluminación y sonido. Arrancaron salvajemente con "Wish" y aquí sí, los chilenos "pagaron su deuda" con una furia impresionante para recibir a Nine Inch Nails. El pogo siguió muy enérgico en "1,000,000" y el setlist elegido si bien, no era tan deseado por mí (yo soy fan del "Pretty Hate Machine") la carga emotiva fue impresionante, las luces alucinantes, las guitarras poderosas, los sintetizadores hipnóticos.

 salvaje!

De mi disco amado citado, tocaron "Terrible Lie", "Head Like a Hole", ¡brinqué como loco en ambas!, y las más tranquilonas (?) "Something I Can never Have" y "Sanctified". Hermosos temas como "Copy of A", "Burn", "Disappointed", "The Hand That Feeds". Realmente fueron un trance entre el pogo, las ganas de bailar. La verdad, a los tiempos sentía que la música en vivo me golpeaba tanto los sentidos. El ambiente a veces era tenso, parecía que todos nos caíamos a puñetes, pero quedaba hasta ahí. Los saltos y el moshpit eran algo violentos. Ciertamente ya Reznor advierte síntomas de veteranía física, pero su energía está intacta. Esto fue lo mejor del sábado por lejos y con los acordes de "Hurt", me fui abriendo para intentar (inútilmente) de agarra buen puesto para Chili Peppers. Esté fue el setlist de San Trent:

Era turno de digamos, la banda más esperada del festival. Red Hot Chili Peppers fue el único grupo que se "hizo esperar" y eso, porque salieron algo menos de 20 minutos más tarde de lo previsto. El resto del festival tenía puntualidad anglosajona en cuanto a hora de arranque y despedida de cada show. Los californianos arrancaron con "Can't Stop" y el stage estaba más que repleto, por lo que los vi de lejos.

 Bueno el jam de intro

Debo decir que no salí tan contento de este recital, puesto que su setlist fue bastante dosmilero. Obvio, para la afición adolescente, eso fue un deleite. Al menos la gocé con "Give It Away" y "Under The Bridge" y las ya no tan nuevas "By The Way" y "Californication" (ni siquiera tocaron Scar Tissue, ¡maldita sea!) Eso sí, el sonido del escenario absolutamente impecable, además que Kiedis y Flea son todavía todo un show. Eficiente el guitarrista que reemplaza a mi ídolo, John Frusciante. Traté de arrejuntarme con una solitaria chica bonita, que luego se apartó aún más para mandarse su ¡impresionante set de drogas!: fumables, masticables, aspirables. Deje así. Este fue el setlist, frustrante, al menos para mí, del show de Red Hot

  1. (preceded by "Chocolate City" by Parliament tease)
  2. Encore:
  3.  
Seguiremos con esta reseña. Arrancaré con mi aventura para regresarme del Parque O'Higgins al sitio donde estaba hospedado. Espero, muy pronto.